02 diciembre 2008

Hoy he perdido a mi hermano

No todos los días pueden ser fiesta, y hoy es uno de ellos. Yo no he tenido la suerte de tener un hermano, al menos no uno humano, pero a los 15 años, en el año 1.992, me regalaron un perro, un Teckel de 1 mes, al que llamé Jako... mi hermano por derecho.



No puedo recordar todo lo que él me ha enseñado, y mucho menos todo lo que me ha dado... Los días en los que estuvo a mi lado dándome el cariño que necesitaba cuando mis padres se estaban separando, las noches en vela que pasó conmigo, despierto, cuando estudiaba, las heridas que me lamió cuando me caía de la bici, y los desplantes que aguantó cuando pasé la edad del pavo.

Me despertaba todas las mañanas con alegría, a las 7 en punto (se sabía mejor que yo mi horario de clases), a pesar de mi mal humor, o aguantaba que lo sacara más tarde a la calle sin quejarse lo más mínimo... Todo eso lo he perdido hoy.

Solo tengo que agradecerle cada uno de los segundos de su vida, su paciencia, su nobleza, su ternura, su devoción...

Hasta siempre, hermano.