28 noviembre 2009

Mantenimiento

Hoy, fuera de la sección "palabrejas", me vengo a referir al significado de una palabra tan usual en nuestras vidas, pero que ha perdido su sentido literal:

Mantenimiento
1. m. Efecto de mantener o mantenerse.

2. m. Conjunto de operaciones y cuidados necesarios para que instalaciones, edificios, industrias, etc., puedan seguir funcionando adecuadamente.

3. m. Sustento o alimento.

4. m. En las órdenes militares, porción que se asignaba a los caballeros profesos para el pan y el agua que debían gastar en el año.

5. m. pl. Provisiones de boca de una agrupación grande.


En concreto me interesa el segundo significado de la antedicha palabra. Por causas familiares llevo tiempo yendo al Hospital Virgen de la Salud de Toledo.

En dicho hospital, a pesar de tener un departamento de mantenimiento, no se realizan las tareas que le son propias, ni para las que se designan dichos departamentos: Mantener. Entiendo que el bajo presupuesto de que dispondrán, con total certeza, impida que desempeñen su labor adecuadamente, pero estoy plenamente seguro de que los arreglos a los que me refiero no son nada caros y el Estado los puede pagar.

Por ejemplo, el picaporte de la puerta de la foto lleva al menos un año en esas condiciones. Es la puerta del servicio de caballeros de la quinta planta, ala norte:


Junto a esta puerta, se puede ver también el distribuidor de los cables eléctricos a medio abrir, con los cables medio fuera, como dando ánimos al enfermo... ¡Si así tienen el edificio, cómo me cuidarán a mí!

El estado de algunos apliques de techo, como el detector de humos: colgando de los cables. Este tipo de cosas no se caen porque sí. Éste está en la planta baja, junto a los ascensores del ala norte.


Igual que el detector, hay varios pilotos en el pasillo de la planta baja, que da acceso a ese ala, situados sobre las puertas del radiólogo de guardia y siguientes.

El otro departamento que está irremediablemente unido al de mantenimiento, es el de limpieza. Para éste también tengo...

Guantecito de látex que lleva desde el viernes junto a la puerta de entrada de la cafetería...


Y la guinda del pastel... una cajita con un simbolito de esos que dan temor y la leyenda "peligro biológico" debajo, junto a los compresores del A/A en la puerta de entrada... Y no me creo yo que la pusieran allí sin usar, fíjate tú.



He tirado algunas fotos más, pero mi magnífica Qtek S200 se ha negado a grabarlas:

Tubo con mangueras eléctricas partido por la mitad y con los cables asomando a la izquierda de la entrada principal (asomarse por la barandilla), barandilla de la entrada principal a la que le faltan barrotes, papeleras con las soldaduras rotas...

En fin, muchas cosas que, si fueran curiosos, podrían arreglar o limpiar, casi sin gasto.

Del personal sanitario no hay quejas, todo lo contrario.

24 noviembre 2009

Todos perseguimos lo mismo

A la vista de este vídeo, bien vale la pena que nos replanteemos lo que nos estamos haciendo los unos a los otros, porque en el fondo, somos iguales y buscamos lo mismo, y de la misma manera: "solo" la felicidad.

Where the Hell is Matt? (2008) from Matthew Harding on Vimeo.

17 noviembre 2009

Baterías recargables

Esta entrada es más para mí que para vosotros, aunque no dudo de que a alguno le será tan útil como a mí.

Baterías cilíndricas recargables


Se trata de una relación, que me he currado con gran esfuerzo, de tipos de baterías cilíndricas recargables que hay en el mercado, para poder elegir la que más nos convenga. Incluye las dimensiones de la batería. Ojito a las tensiones que luego venís diciendo que se os ha quemado el Aifon.

Si necesitáis un lugar donde comprar las chungas (las de Li-Ion y Li-Po), he encontrado una tienda en Valencia, que además venden Leds y esas cosas que tanto nos gustan: http://www.shoptronica.es/

12 noviembre 2009

Palabrejas: Consuetudinario, Incólume, Miriñaque y Simbiosis

Hoy, cuatro palabrejas que no guardan relación entre sí. Como siempre, alguna, o casi todas, las conocéis, pero no todos sus significados...

Consuetudinario, ria:
(Del lat. consuetudinarĭus).
1. adj. Que es de costumbre.
2. adj. Rel. Dicho de una persona: Que tiene costumbre de cometer alguna culpa.


Incólume:
(Del lat. incolŭmis).
1. adj. Sano, sin lesión ni menoscabo.


Miriñaque:
(De or. inc.).
1. m. Alhajuela de poco valor que sirve para adorno o diversión.

(De or. inc.).
1. m. Zagalejo interior de tela rígida o muy almidonada y a veces con aros, que usaron las mujeres.
2. m. Arg. y Ur. Armadura de hierro que llevan las locomotoras en la parte delantera para apartar a un lado los objetos que impiden la marcha.


Simbiosis:
(Del gr. σύν, con, y βίωσις, medios de subsistencia).
1. f. Biol. Asociación de individuos animales o vegetales de diferentes especies, sobre todo* si los simbiontes sacan provecho de la vida en común.

* En caso contrarío, sería parasitismo.

Gestión de itinerarios con Tyre

Los programadores, como cualquier ser humano, (porque también somos seres humanos, aunque a veces no lo parezca) tienden a ser egoístas por naturaleza en sus desarrollos. Siempre que se crea un programa nuevo, se le dota de un tipo de archivo que solo él pueda entender, y si puede ser encriptado, mejor. También suele pasar que cuando dos o más empresas distintas realizan un producto similar, cada una crea su estándar, pero al tiempo se dan cuenta de que el producto adquiere valor añadido si es capaz de comunicarse o entender los archivos de los demás productos.

Casi nunca se ponen de acuerdo en cual es el mejor tipo de archivo, si el de una empresa o el de otra, así que se suele crear un tipo de archivo estándar que no es de nadie y es de todos. Los llamados archivos de intercambio.

En el caso de los navegadores vía satélite (GPS) pasa igual. En las primeras versiones no había estándares, pero tiempo después apareció el GPX, que es el formato de intercambio para GPS. Y aquí es donde entra Tyre.



Tyre (Trace your route everywhere) es un programa que permite importar rutas en cualquier formato y exportarlas (de momento) a TomTom o Garmin. Es tan versátil que incluye, además, un Google Earth embebido para poder modificar la ruta y, por supuesto, puede importar las rutas de Google Maps o de Google Earth.



Utilizar nuestro navegador de carretera en vias verdes y caminos no supone ya ningún problema, puesto que podemos trazar las rutas visualmente con infinidad de waypoints para no perdernos, forzando al navegador a seguir la ruta marcada y a no salirse a carreteras cercanas... y por si fuera poco, es gratis y está en nuestro idioma.

En internet hay algunos sitios donde se comparten rutas de todo tipo. Uno de los mejores es Wikiloc.

10 noviembre 2009

Palabrejas: Follar.

He aquí la primera entrada de una serie en las que analizaremos y buscaremos el significado de algunas palabras inusuales, y de otras que no lo son tanto, pero de las que desconocemos otras acepciones que pueden llegar a sorprendernos por el mal uso que muchas veces hacemos del lenguaje.

Hace mucho tenía la costumbre de buscar en el espabilaburros (diccionario) las palabras que desconocía de cuantos libros leía, y es esa la idea que pretendo rescatar para uso, y disfrute, de todos.

Para empezar, una palabreja muy usada, bien de palabra o de pensamiento, que todos conocemos, aunque no en la profundidad que deberíamos:

Follar, según la R.A.E.:

(Der. del lat. follis, fuelle).
1. tr. p. us. Soplar con el fuelle.
2. prnl. Soltar una ventosidad sin ruido.


La conjugación del verbo, en presente de indicativo, es:
fuello, fuellas, fuella, follamos, folláis y fuellan.

(Der. del lat. folĭum, hoja).
1. tr. Formar o componer en hojas algo.

En este caso, la conjugación es la conocida:
Follo, follas, folla, follamos, folláis y follan.
Imaginad a Argiñano haciendo un pastel a capas y diciendo algo así como "Ahora follamos el pastel en la bandeja del horno". Nos sonaría mal...

1. tr. ant. hollar.
2. tr. ant. Talar o destruir.

Esta parte está clara a mi parecer...

(Quizá der. del lat. follis, fuelle).
1. tr. vulg. Practicar el coito. U. t. c. intr.
2. tr. vulg. Fastidiar, molestar.

...y esta también.

Para que veáis lo mal que usamos el lenguaje.

05 noviembre 2009

Luz led compacta para bicicleta

Bienvenidos a otra entrega de los BiciHacks del Prenda. Hoy vamos a montar una luz compacta a led para nuestra bici. Y digo bien, montar, porque todo lo podemos comprar en Leroy Merlín (salvo el interruptor y el conector de corriente que hay que buscarlos en una tienda de electrónica) y no tenemos que andar haciendo chapuzas.
Los componentes principales son:

Bombilla GU10 Lexman con led de 1w.
Tapón hembra de PVC de 32 mm de diámetro.
Junta de estanqueidad de 32 x 41.
Conector corriente estándar macho para caja.
Interruptor de palanca.
Tornillería variada.
Cable de red (fino) para hacer las conexiones.
Termofusible para aislar las conexiones y forrar el enganche al manillar.



Abrimos la bombilla y desmontamos la parte trasera para eliminar el tranformador de 220v. Solo nos interesa el Led, el disipador y la óptica.



Cortamos los cables y, o bien empalmamos aquí, o lo hacemos bien y soldamos en el led un par de cables nuevos.

Para montar la caja, simplemente taladramos dos agujeros en el aluminio junto al led y otros dos en el tapón de PVC. Colocamos la junta de goma, pasamos los tornillos (5 cms de largo), ponemos un par de tuercas junto al led y apretamos.







Para terminar, doblamos una pletina de aluminio en U, con la curvatura del manillar. Hacemos un agujero pasante en los extremos de la U. Hacemos un taladro en el lateral del faro y pasamos un tornillo de 5 cms de largo. Ponemos una tuerca por fuera y apretamos, de manera que la rosca quede hacia afuera del faro. Insertamos la U en el manillar y pasamos el tornillo por ella, finalizando con una palomilla o un tantanémono cáncamo.







02 noviembre 2009

Madrid contra el cambio climático

El pasado domingo 1 de noviembre se celebró en Madrid un paseo ciclista con el objetivo de difundir la importancia de la Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático que se celebrará el próximo mes de diciembre en Copenhague.

La idea, en sí, es buena, como demostró el masivo apoyo que los madrileños hicieron del evento, pero, como siempre, pecamos de falta de organización.

La carrera empezó 15 minutos tarde, lo cual es insignificante con el hecho de que nos obligaron a parar en 2 ocasiones porque teníamos que dar paso a los coches... tiene guasa que en una carrera para reivindicar el freno de las emisiones de CO2 tengamos que dejar pasar a los coches. Gritos de "¡Tengo una corazonada!", risas y abucheos generalizados contra el policía que nos detuvo, que seguramente no tiene la culpa... ¡pero alguien tiene que chupar, digo yo!.

La primera de las paraditas que tuvimos que hacer en el trayecto.

La misma parada mirando hacia atrás. El reguero de ciclistas llega hasta donde se acaba la vista.

La última putadita... ¡a cruzar!

Por otra parte, el ambiente general fue muy bueno, y cuando acabamos, nos regalaron una bolsa de avituallamiento, con su botellita de agua, su bidoncito para bici, su panfletito ecológico de marras y un paquete de 6 panes de pita integrales sin nada dentro (¿?), cortesía de una de las empresas patrocinadoras... ¡Ah, y un perrito caliente!.

La vuelta a casa fue estupenda. Todas las calles de Madrid plagadas de ciclistas de todas las edades, estampa que se ve a diario en otras ciudades europeas y que nosotros, por desgracia, de momento no podemos tener por la cantidad de cafres que hay aquí. Ojalá lleguemos a ver treinta o cuarenta bicis aparcadas todas juntas junto a una acera, como en Roma o en Berlín. ¡Y mira que son cafres al volante los italianos!, pero respetan a las bicis y eso propicia una alternativa al coche... por no hablar de los combustibles alternativos a nivel particular, como el GPL, que se ven en Europa y aquí no...