03 diciembre 2009

La música es empleo, y cultura.

El día uno se reunieron algunos artistas (que no editores) encabezados por Aute, Loquillo y Guisasola (presidente de Promusicae, Asociación de Productores de Música de España). Me resulta gracioso porque están tratando de paliar el embrollo que formó la SGAE (que no acudió al evento, supongo que con alivio de los propios artistas), gracias al cual, la gente descarga con más ganas.

A todos nos gusta la música, el cine y todo eso que pulula libremente y sin recato por internet, en algunos casos en descarga directa, porque supone un ahorro de tiempo maravilloso con respecto a lo que hacíamos antes.

Me permito recordar a los que no tengan memoria histórica (dos palabras que ya van siempre juntas, como antiguas pesetas y aparato eléctrico) que antes también se grababa (que no pirateaba). Todos teníamos la doble pletina de cassette y grabábamos los LPs de nuestros grupos favoritos. Algunos, incluso, grababan a doble velocidad... Íbamos a El Corte Inglés, copíabamos el disco en casa y lo devolvíamos alegando que no nos había dejado satisfechos. Esto ya no se puede hacer (se dieron cuenta enseguida), pero no importa, porque es más fácil descargar.

También recordaré, por si los artistas y editores lo han olvidado, que los medios de almacenamiento donde se descarga su música están gravados (que no grabados) con un canon que se estableció para paliar el pirateo. Esta medida, que me parece, no solo ilegal, sino de todo punto anticonstitucional, presupone que todo hijo de vecino descargará y grabará música en su disco duro, pichucha (pendrive), CD, DVD, y que comerciará con esos datos, que es lo verdaderamente ilegal. Esto es como si todos tuviésemos que pasar en la cárcel 3 años y un día por si acaso atracamos a alguien; vamos, anticonstitucional.

Como en España una persona no puede ser juzgada por el mismo delito dos veces, como en casi cualquier país, y dado que ya estamos pagando el canon, creo firmemente que estoy en mi derecho de descargar y grabar en mis medios de almacenamiento gravados por el mismo, la música que me plazca. Ya pagué el disco, así que lo quemo. Si los artistas no cobran su parte, que Promusicae demande a la SGAE, que ellos si que están pillando...

Otro tanto sucede con la basura en Madrid. Como ahora pagamos la supertasa de basuras porque Gallardón va a mejorar el sistema de reciclaje (pienso yo, porque no es que haya dicho nada al respecto), pues lo echo todo al mismo cubo y que lo recicle él. O mejor, que contrate más trabajadores para hacer esta labor, y así matamos dos pájaros de un tiro: mejoramos en reciclaje y reducimos el paro, que buena falta hace... pero esto ya es otro cantar.

Buenas noches y buena suerte.

[Imagen vinculada de El País digital]