29 noviembre 2012

CISS o Sistema de Tinta Contínua para Epson P50

Ayer por fín pude meterme con la instalación del sistema de tinta contínua (Continuous Ink Supply System, en inglés) en mi Epson P50. Esta impresora tiene varias cosas buenas: Calidad de impresión, capacidad de impresión a sangre, bandejas para imprimir CD/DVD, Tarjetas de PVC, etc... en fin, una todoterreno. Sin embargo, su carencia es, como siempre, la tinta. Señores, con cartuchos de 3,5 ml. no vamos a ningún sitio, sobre todo si haces algo más que imprimir una foto cada seis meses. Aquí entra el CISS, que no dejan de ser cartuchos como los originales, con un macarrón que sale a un depósito exterior de tinta por color de 100 ml. El funcionamiento es sencillo (e ingenioso): El cartucho está lleno de tinta y sin aire, de modo que cuando necesita tinta, la presión del vacío -por su tendencia a igualar la presión- tira del depósito exterior, que tiene una abertura por donde entra el aire. Vamos directos a cómo se instala paso a paso. En mi caso es un kit de Reciklame, que me costó 48 € (más IVA y envío). Como bien dice el manual (bastante completo) de Reciklame, abrimos la caja y comprobamos el contenido. Deberíamos tener los depósitos de seis colores unidos a los los cartuchos por medio de macarrones, seis jeringuillas, seis pequeños filtros, dos enganches de plástico para sujetar los macarrones a la impresora. Además a mí me vinieron un par de guantes desechables, que os recomiendo calzaros antes de tocar nada... la tinta es juguetona.

Como véis, el kit viene precargado de tinta y purgado de fábrica, así que el paso de cargar tinta y purgar no os lo voy a explicar. En el manual de Reciklame viene perfectamente descrito.


Después lo que hice fue comprobar la disposición de los colores. No queremos que un error de embalaje acabe imprimiéndonos el negro en rojo y el cian en magenta. Encendemos la impresora y abrimos la cubierta. Esperamos a que la cabeza se coloque en posición de cambio de cartuchos (unos 40 segundos). Cuando se detenga completamente, desenchufamos el cable de corriente. Abrimos la tapa del cabezal y extraemos los cartuchos originales.


Junto a mi impresora no tengo una base plana donde colocar los depósitos, así que he fabricado esta mochila para contenerlos. No es que me haya esmerado mucho, pero hace su función y luego no se verá. Al lado se puede ver el sistema de recogida de tinta de desecho, que será objeto de otro brico.


Una vez que tenemos fuera los cartuchos originales, hay que quitar la tapa del cabezal. Para ello insertaremos un destornillador plano donde indica la flecha roja, y haremos una leve palanca horizontalmente en el sentido de la flecha verde. La bisagra se desplazará y saldrá la tapa. No os tengo que decir que guardéis estas piezas por si en el futuro tuviéseis que llevar la impresora al SAT.


Pasamos ahora a los depósitos del CISS. Hay tres cosas capitales en estos depósitos, y deben hacerse o comprobarse por este orden:

1.- Que el nivel es el correcto. La sección estrecha del depósito debe estar más vacía que la grande (flecha verde en la foto). Es en este sitio donde se hace el intercambio de aire, así que esto es importante. Si las dos secciones del depósito están a la misma altura, se deben colocar horizontales los depósitos con la sección estrecha arriba para que baje la tinta al depósito grande.


2.- Colocar junto a la impresora los depósitos en vertical sobre su base, y no inclinarlos más. Además, la base de los depósitos debe estar a la misma altura que la base de la impresora. No por encima, porque los cabezales chorrearían, ni por debajo, porque la presión del vacío no sería suficiente para cargar los cartuchos.

3.- Quitar los tapones pequeños y colocar los filtros de aire en su lugar introduciendo el extremo grueso (flecha roja).


Pasamos a colocar los cartuchos en el cabezal. Movemos el cabezal a la izquierda del carro para poder meter los cartuchos y los macarrones por el hueco, movemos el cabezal otra vez a la derecha y colocamos los cartuchos. Importante hacer presión en la parte superior mientras nos cercioramos de que todas las pestañas han encajado correctamente.


En la siguiente foto vemos cómo ha de quedar el macarrón, por debajo de la viga plástica central.


Colocaremos los soportes del macarrón. El que tiene forma de T lo pondremos junto a la flecha de la gota, sin taparla. Dicha flecha es la que indica qué cartucho se ha quedado sin tinta cuando pulsamos el botón de la gota de la impresora.


Ajustar el macarrón, pasando el cabezal a izquierda y derecha, para que quede justo, pero no tirante.

En la siguiente imagen se ve la colocación del soporte y la flecha de la gota marcada con una flecha roja.
También se ve a la derecha el otro soporte blanco para guiar el macarrón fuera de la impresora.


El soporte en T no debe quedar alineado horizontalmente con el enganche de los cartuchos, de lo contrario el macarrón se bloquearía al pasar a la izquierda, sino que debe quedar un poco desplazado. En la siguiente imagen se puede ver a qué me refiero.


Ya tenemos el CISS montado. Ahora solo queda enchufar la impresora y cerrar la tapa. Como la tapa no cierra del todo, tendremos que poner un trozo de goma o un papelito en el botón que le indica a la impresora que la tapa está cerrada.



Si la máquina queda encendida y no se ilumina ningún otro piloto, podéis imprimir una prueba de cabezales desde el menú de contexto de la aplicación de Epson en el PC. No obstante, lo más probable es que al encender la impresora ésta diga que no hay tinta; lo indica iluminando el botón de la gota.
Abrimos la tapa y pulsamos el botón de la gota una y otra vez. El cabezal se moverá hacia la flecha de la gota para indicar qué cartucho no tiene tinta. En mi caso recorrió todos los cartuchos con cada pulsación.

Como los cartuchos disponen de botón de reset (maravilloso invento), es tan sencillo como pulsar el botón gota hasta que el cabezal vuelva a la posición de cambio de cartuchos, y en ese punto pulsar el botón de reset durante 3 segundos (5 para asegurar). Después pulsamos el botón de gota otra vez y listo: La máquina queda lista para usar.

Realizaremos la prueba de inyectores de Epson, y si encontramos alguna línea faltante, haremos una limpieza de inyectores desde el mismo menú de Epson.

Decir solamente que la tinta de este Kit es de buena calidad, con una densidad muy similar a la original y una calidad de impresión que tampoco se distingue de la original. También disponéis en esa misma tienda de recargas tipo Claria.

Para que veáis el ahorro de costes, harían falta 28 juegos de cartuchos originales para igualar la capacidad de este kit (100ml. / 3,5 ml. = 28 cartuchos aprox.). Si cada juego de Epson cuesta 80 euros, nos arroja un montante de 2240 €, comparado con los 48 € (IVA y envío aparte) del kit. Merece la pena probarlo.

Si tenéis alguna duda más, os animo a ver vídeos en Youtube, que los hay a patadas para esta impresosa, poniendo en el buscador "Epson P50 CISS".

Buenos días y buena suerte.