31 octubre 2009

Leds de alta potencia para bici

Aprovechando que han adelantado la hora, y que mi cuñado Nacho me ha azuzado, cuelgo unas fotos de un invento que salió a raiz de ver unas bombillas en formato halógena en Leroy Merlín.

En concreto se trata de unas bombillas lexman (marca L.M.) que se comercializan en 1 y 3 w, con 90 lúmenes y 150 lúmenes respectivamente. No son muy eficientes, porque el de 1w disipa 0,8w de calor, y el de 3w disipa 1,8w de calor, pero como base está bien porque no hay que andar mecanizando y tiene un coste contenido (unos 10-12 euros cada bombilla).

Si queréis leds más eficientes, podéis pasaros por Digital S.A., empresa madrileña de electrónica que tiene leds sueltos de 1, 3 y 6w y hasta 270 lúmenes, aunque lo considero excesivo.

Led de 6w de Digital S.A.

Estas bombillas tiene la ventaja de que llevan una parte disipadora de aluminio con el led y el reflector/difusor, que es bastante bueno, y otra parte de plástico anexada detrás que forma el conjunto transformador. Como están unidas por tornillitos, prescindiremos de la segunda parte, y nos quedaremos solo con la parte de aluminio. Luego con un puntito de soldadura aquí y allá, un par de tornillos y pintura -para los más curiosos- montaremos un faro estupendo. En nuestro caso hemos montado también un sistema de parpadeo con una plaquita que teníamos por ahí, unida al piloto trasero, pero eso ya es para subir nota...

Para la batería, empezamos con 3 recargables AA NiMH, pero duraban 3 horas más o menos. Conectando otras 3 en serie duplicamos la autonomía, pero ya empezaba a ser un trasto. Al final hice unos packs de 3 baterías tipo C (medianas de toda la vida) de 2500 mAh. Aún no conozco la duración total, pero calculo que te da para unas 3 ó 4 salidas (8 horas) sin recargar, lo que para nosotros es más que suficiente dada la potencia del faro.

El faro está unido a la bici mediante una pletina de aluminio al tornillo inferior de la potencia, en el caso de la bici de Sonso, y en el agujero que lleva el puente de la horquilla en el caso de mi bici. Cuanto más alta mejor para evitar la sombra de la rueda, pero yo llevo una bolsa en el manillar... El montaje es, por tanto, fijo, y lo que te llevas a casa es el pack de baterías para cargarlas.

Vamos a las fotos, y si a alguien le interesa, que pida el esquema de conexiones.

Detalle del piloto:


Detalle del mando (izquierda del manillar) con posición, corta y larga ;). La batería se conecta en el lateral derecho de la caja de mando.


Pack de baterías:


Foto de control:


Faro encendido (La foto no hace justicia, pero como ejemplo no está mal):


Por cierto, creo que el que más las disfruta es el Corty, que ya puede montar las tardes de invierno en su pueblo ;)

28 octubre 2009

Transportín casero para bicicleta (y II)

Quizá quieras leer también la primera parte del artículo.

En esta segunda parte he montado el puente delantero. Este puente se fija a la parte delantera de la base y a la parte de abajo, en los mismos tornillos que el puente trasero.

Dado que ambos puentes tienen el mismo punto de anclaje, hay que montar otras dos pletinas a los puntos de anclaje delanteros de la bici.

Sin más ni más, las fotos del trabajo casi acabado, a falta de una buena lijada, otro tanto de limpieza y algún que otro detalle, como la colocación del piloto trasero en su sitio. El peso está entorno a los 400 grs.

Transportín a nivel, ligeramente inclinado hacia adelante.



Anclajes delanteros

Anclaje inferior izquierdo

Anclaje inferior derecho

Vista superior

27 octubre 2009

Transportín para las masas (parte I)

Otro trasto más para las masas... en este caso se trata de un transportín trasero para bicicleta, o como dirían los ingleses "Homemade bike rack".

Las razones para fabricarlo y no comprarlo hecho son diversas. La más importante es que me gusta hacerlo a mí, y ya es razón suficiente. Pero en este caso, además, es que sale rentable por el coste de los materiales (unos 12€, disponiendo de las herramientas), el producto final tendrá un peso similar o inferior a los mejores transportines del mercado, porque estoy usando tubo hueco, en lugar del tubo macizo que usan los fabricantes dado que un tubo hueco de aluminio tan fino es muy difícil de soldar. El tubo hueco, además, es más fuerte que el macizo, por lo que no creo que tenga problemas para cargar 30 ó 40 kilos (el doble de mis necesidades). Por último, no hay nada que quede mejor que algo hecho a medida, sobre todo para una bici con frenos de disco.

Lista de materiales:
  • Tubos huecos de aluminio de 10 mm. de diámetro por 1 metro de largo para base y soportes. (en mi caso es dorado porque no tenía en color aluminio, pero todo tiene solución)
  • Remaches de aluminio pequeños (diámetro 4).
  • Perfil plano de aluminio de 40 mm. de ancho por 1,5 mm. de espesor para formar la base.
  • Perfil plano de aluminio de 20 mm. de ancho por 1,5 mm. de espesor para la base y los anclajes horizontales.
  • Termorretráctil negro de 25mm. de ancho para forrar los tubos (no me apetece pintar y odio el dorado...)
  • 2 tornillos de métrica 5 para los anclajes inferiores.
Herramientas:
  • Doblatubos. Cualquiera vale, pero es mejor que tenga el canal ajustado al diámetro del tubo para que la curva quede perfecta.
  • Cortatubos. Un invento estupendo que también vale para tubos de aluminio.
  • Remachadora.
  • Mordaza de banco.
  • Dremel con soporte vertical.
  • Broca de 4 mm. para metal.
  • Tijeras para metal.
  • Lijas y limas varias.
  • Nivel (mejor con láser).
Lo primero que vamos a hacer es una U de base cuadrada con uno de los tubos para formar la base. Las puntas de la U las levantaremos 45 grados para evitar que la carga (alforjas y esas cosas que se ponen en el transportín) se vaya hacia adelante al frenar. La base tendrá unas dimensiones exteriores de 40 x 13,5 cms. Los tranposrtines comerciales van de 30 x 10 a 40 x 14, y ya que nos ponemos, que sea grande... En la foto se ve el resultado y los juguetes utilizados.


Después forramos con termorretráctil el tubo y así nos evitamos pintarlo, además de darle un acabado agradable al tacto.



Cortamos tiras del perfil de aluminio de 40mm. y las colocamos equidistantes a lo largo de la base, por debajo, y las fijaremos con dos remaches a cada lado, teniendo cuidado a la hora de taladrar de no traspasar el tubo entero. En este momento estamos en 125 grs. de peso.

En la foto siguiente se ve, además, el tubo a medio terminar que formará el puente trasero que servirá de soporte a la base. Se empieza aplastando una punta del tubo con ayuda de una mordaza de banco, y haciendo un agujero de 5,5mm. para poder insertar el tornillo M5 usado en el anclaje de la bicicleta. Se presenta la barra en su sitio por el lado del disco y se va doblando con el doblatubos para ajustarlo a la pinza de freno. En este caso hay que trabajar sobre la bici para ir sacando las medidas sobre la marcha (a ojo, vamos). Terminado el puente, se corrige el alabeo, el nivel de la parte superior y la equidistancia lateral a la rueda, o tendremos un bonito transportín torcido.


En este punto el transportín pesa unos nada desdeñables 200 grs. más el peso de los dos tornillos de métrica 5...

Con el puente trasero acabado, colocamos la bici perfectamente vertical con un caballete. Hallamos el centro de la base y ajustamos con el centro del soporte trasero y el centro de la rueda y pegamos todo con celo para hacerle fotos, porque el día no da para más.

Algunas fotos de cómo va quedando: