11 enero 2008

Camino Soria

Aprovechando dos días que teníamos de vacas, mi Sra. y yo hemos estado vagando por la provincia de Soria, centrándonos en toda la región suroeste tomando como vértice la ciudad de Soria, y sin alejarnos de la ribera del Duero.

Supongo que gracias a ese río, amén de otros factores, las tierras circundantes son abundantes en arcilla, material que los sorianos han sabido utilizar en su favor en los muros de las casas, y que dicen, y hemos comprobado, que su capacidad de aislamiento es inigualable. La madera, abundante en la zona, y la piedra, de un característico color rojizo, completan un estilo constructivo que aún hoy mantienen vivo, y que es, como en tantos otros lugares, nota característica de la zona.

Abundan también los pequeños pueblos con iglesias tan antiguas y grandes que son dignas de una gran ciudad, y que recuerdan la prosperidad de la zona.

Para dormir, os recomiendo la Posada del Canónigo. Una de las Posadas Reales de Castilla y León, que está en el Burgo de Osma, al pie de la Catedral. Un lugar rústico y acogedor, donde, gracias al respetuoso silencio de sus habitantes, podréis escuchar el repiqueteo de las campanas que anuncian cuartos, medias y horas completas. Ambiente familiar y comodidades de lujo por un precio más que razonable.

Si vais a Soria, no dejéis de visitar un restaurante llamado "Casa Garrido", cerca del Parque de la Alameda, en una de las calles que salen de Marqués de Vadillo (calle comercial principal): Buena comida, buen trato, buen precio, y buena comida. De aquí surgió una anécdota: El camarero nos colmó de atenciones por dos razones:
1.- Éramos los únicos que estábamos cenando esa noche porque llegamos muy pronto.
2.- Su padre me confundió con un cliente habitual y le dijo "Trátalos bien, que son clientes". Luego se descubrió que yo no era cliente, pero el trato siguió siendo igual de bueno.

En resumen, el silencio es lo más destacado de Soria, por eso era musa de grandes poetas. Todo lo que ellos hayan escrito, o lo que Jaime Urrutia cantase sobre Soria, se queda corto.

3 comentarios:

Mark dijo...

Jooodeeer... Mientras lo leía me ha parecido ir escuchando al tio ese de la mochila y bigote q iba viajando por los pueblos de España!

Bueno, bueno, bueno. Ya me pasaré por ahí a ver si es oro todo lo que reluce.

Diario de un burgense dijo...

Espero que hayas disfrutado por mi tierra.

Un saludo.

Diario de un burgense.

El Prenda dijo...

Ya lo creo que sí.

Saludos