02 diciembre 2008

Hoy he perdido a mi hermano

No todos los días pueden ser fiesta, y hoy es uno de ellos. Yo no he tenido la suerte de tener un hermano, al menos no uno humano, pero a los 15 años, en el año 1.992, me regalaron un perro, un Teckel de 1 mes, al que llamé Jako... mi hermano por derecho.



No puedo recordar todo lo que él me ha enseñado, y mucho menos todo lo que me ha dado... Los días en los que estuvo a mi lado dándome el cariño que necesitaba cuando mis padres se estaban separando, las noches en vela que pasó conmigo, despierto, cuando estudiaba, las heridas que me lamió cuando me caía de la bici, y los desplantes que aguantó cuando pasé la edad del pavo.

Me despertaba todas las mañanas con alegría, a las 7 en punto (se sabía mejor que yo mi horario de clases), a pesar de mi mal humor, o aguantaba que lo sacara más tarde a la calle sin quejarse lo más mínimo... Todo eso lo he perdido hoy.

Solo tengo que agradecerle cada uno de los segundos de su vida, su paciencia, su nobleza, su ternura, su devoción...

Hasta siempre, hermano.

7 comentarios:

Mark dijo...

Perder a un ser querido (humano o no) es siempre muy duro y nada de lo que te digan puede hacerte sentir mejor. Tienes mi hombro.

Siento tu perdida, Pren.

Corty dijo...

Se les quiere incluso más que a algunas personas, trafican con amor incondicional sin pedir nada a cambio.
Lo siento, Pren.

alayma dijo...

Lo siento muchísimo, y tú sabes muy bien como comprendo ese amargo sentimiento que compartes.

Un abrazo de un amigo.

El Prenda dijo...

Gracias a todos. Sois un auténtico bálsamo.

Abrazo.

Tata. dijo...

Un besazo enorme.

Rakyo dijo...

Lo siento mucho Tato, es muy jodido pero hay que coger aliento y recordar con alegria todo lo bueno que te ha dado y ha compartido contigo.

Un abrazo enorme desde la distancia.

elenitareina dijo...

El otro día me encontré con un conocido que se ha separado de su mujer recientemente. Llevaba la cara desencajada, y es que, según me dijo, su perro acababa de morir. Estaba desolado porque su perro estaba siendo su gran punto de apoyo frente al enorme bache de su separación. Me dejó impactada, yo nunca he tenido mascotas pero, escuchándoos a los dos, creo que comprendo el enorme vacío que te puede llegar a dejar.

Te envío todo mi apoyo y un beso enorme.