29 marzo 2008

Mano dura

Ayer "flipé", si se me permite el adolescentismo, cuando ví en la televisión cómo un empleado de una oficina del BBVA en Andorra echaba a empujones a un ratero que intentaba atracar la antedicha oficina con una pistola de fogueo.

Después de sacarle fuera, el empleado, un hombre corriente, calvete y con gafas, le empezó a dar una somanta de hostias, amén de arrebatarle la pistola. Ante tal muestra de cariño, el ratero huyó, imagino que también estaba "flipando".

Personalmente alabo la actitud del cajero, tachada de inconsciente por algunos, porque me parece que lo que necesitan algunos es una buena mano, y no tanta pamplina de reinserción.

[Se puede ver en: 20Minutos]

1 comentario:

Mark dijo...

Ostias que si! Mas como ese y veriamos como se acaban muchos problemas. Mientras no rompamos huesos, una buena manita a alguno le hacia falta.